martes, 29 de marzo de 2016

Cuerpo estirado

Atendía pretensiones ajenas 
se estiró bien
sus pies danzaban de puntillas
rozando la exigencia
seguía estirando...
Se balanceó en el aire
formando gotas elegantes
sus piernas se endurecían
y su mente a veces también...
Estiraba fuerte...
El tiempo se contaba con metros
y los planes dirigían la existencia
la memoria salía huyendo
buscando espacios...
La entrega ganaba a su esencia
y en esa lucha absurda 
los pasos perdían su forma
se escuchaba ruido... 
El frío se despedía 
por miedo a acomodarse 
sus pies suplicaban escucha
el dolor ganaba peso
seguía subiendo...
Sus hombros recordaban alturas
pidiendo treguas repentinas 
su cintura rompía la línea
el esfuerzo lloraba...
Se estiró perdiendo el equilibrio
sus pies cambiaron de ángulo
Los talones recuperaron su forma
La barriga dio las gracias
Liberando tacones desgastados...
Eligió calzado 
Y se paró... A mirarse.



Mónika Cazorla