sábado, 4 de julio de 2015

Encuentros

El día parecía común
se escuchaban voces infantiles
y teclas de ordenador
El móvil rompe el silencio
salen fuera... Habían nubes...
Allí estaba él
perdido y vendido al abandono
por no se sabe quién
Miraba hacia arriba
su mirada nos llegó dentro
a los dos a la vez
esa energía compartida
tenía fuerza...
Entonces no sabíamos 
que ese instante haría 
que se quedase para siempre...
Lo subimos al coche entre los dos
era la única opción existente 
en mentes sensibles al ruido interior
Destino... Su próximo hogar
angustiosa búsqueda...
Curiosamente... Regresó
a ese mismo espacio
para quedarse...
Donde días atrás
el amor de su mirada 
entró dentro de nosotros...
también para siempre.


Mónika Cazorla


Existen almas que se mueven con la caída de las hojas...

#NoCompresAdopta