viernes, 26 de junio de 2015

Reloj

Se desvanece el tiempo
cargado de insolentes sombras
absurdas y ciertas
intentando sacar del centro
algo que tenga sentido 
y se lo de al resto...
El metal huele a metal
simplificando su existencia
los segundos se hunden 
no hay espacio...
Las agujas se abren solas
el ruido se esconde detrás del cristal
sacudiendo el polvo
el aire filtrado suspira...
Cada minuto crece a conciencia
las horas duelen 
la alarma sigue estando ahí...
La esperanza se acuesta
poniéndose cómoda...


Mónika Cazorla

domingo, 7 de junio de 2015

Centro...

En principio respiraba
sus ojos no se atrevían a mirar
prudentes ante el vacío...
El olor a silencio le calmaba
el ruido del aire mecía el pensamiento
la lluvia era intensa
mojaba sus ganas...
Caminaba entre ondas empapadas
la sensación a libertad sacaba lágrimas
confundiendo la materia...
Cada paso restaba peso
la velocidad se alteraba
se hacían ligeros sus latidos
Agitándose...
Su rostro se relajaba en el no tiempo
invadiendo espacios inexistentes
Sonreía a su ombligo
reconciliándose...
El instante invadió el centro
quedaba la mitad...


Mónika Cazorla

sábado, 6 de junio de 2015

Después...

Después de descubrir 
que las verdades tienen tapa
que las hojas caídas solo escapan
y que el viento no es casual
Después de descubrir
que las olas tienen forma
que las líneas se doblan
y que el tiempo es permanente
Después de descubrir 
que lo siguiente son las vísperas
que los grandes son historia
y que tu camino solo es tuyo
Después de descubrir 
que lo absurdo barre esquinas
que la sombra está acostada
y que el resto es solo eso
Después de descubrir
que los rincones caducan
que se congelan párpados
y que el final es el final
Después de descubrir 
que el azul puede no serlo
que un soplo cambia todo
y que desaparece el rostro con la luz
Después de descubrir
que las huellas tienen peso
que el frío duele
y que el dolor tiene memoria
Después de descubrir
y descubrirme...
en un después continuo.


Mónika Cazorla