sábado, 12 de diciembre de 2015

Mamá Azul

Acarició su cuerpo
lo cogió entre sus brazos
no lo soltaría nunca...
Su ombligo se movió 
adoptando formas eternas...
Él creció sin prisas
dando señales que aumentaban el amor
Ella lo abrazó con la mirada
hasta abrigar sus límites...
recorriendo cada rincón 
en busca de avances
para dárselos...
Cada segundo a su lado aumenta la sensibilidad
se han hecho grandes sus latidos...
el alma crece permitiendo al tiempo
ser tiempo...
La preocupación le acompaña 
en cada desayuno
alimentando su lucha...
Besa cada logro en la frente
creando nuevas metas
Cosita a cosita... 
se dice sin descansar...
La complicidad sonríe
al conocer el regalo mutuo
que se han hecho los dos... Al tenerse
La ternura activa el recuerdo
observando en su dedo índice
 los suyos...
Capaz de llevar
hogares, castillos, mochilas y vidas
de proteger y protegerse
De estar en ambos lados de la superficie
y no quebrarse...
Capaz de conseguir
formar en su camino
un gran pequeño azul...
De buscar y buscarse
de aceptar los encuentros y desencuentros...
Capaz de llenar vidas ajenas
compartiendo...
derramando generosidad por las rendijas
De encontrar la mayor fuerza
en su debilidad...
Capaz de cumplir sueños
y los sueños...


Mónika Cazorla