martes, 17 de febrero de 2015

Espejos...

Y siguiendo el olor a sonrisas
a pupilas dilatadas y aire
Se despista de la decepción en su mochila
dejándose llevar...
Al probar un sabor antiguo
la memoria se activa...ella retrocede
La ilusión se aleja
invaden los espejos...
El tedio la salva atrapándola
haciéndola suya...una vez más.




Mónika Cazorla